Oda a la mentada de árbitro parido

por lamanoamiga

Se les reclama por sus malas decisiones, por sus desaciertos, por no estar a la altura de las circunstancias históricas que viven cada fin de semana. Se les acusa por no hacer bien  aquello para lo que entrenan a diario. Hablo por supuesto de los árbitros, pero bien podría hacerlo de los jugadores.

Si un futbolista afloja, pide su cambio. Si se cansa, a las duchas antes de que termine el partido. Los árbitros carecen de esa fortuna. Ellos se comen las puteadas 90 minutos y fracción. ¿Qué alienta a un tipo a ser árbitro? Sospecho que el misterio detrás de la quinta dimensión encontrará primero una respuesta sensata.

¿Llegará el día en que los árbitros regañen a los jugadores por el gol perdido? ¿Cuándo pasará que le meten la madre al crack por dar un mal pase o fallar el penal? En un país donde no se respeta ni a políticos ni policías, esperar que se reverencie la majestad del pito, en estos tiempos que corren, suena a desvarío.

Anuncios