Señores, por esto no vamos al Mundial…

por lamanoamiga

Siguen los rostros desencajados, los gestos chuecos, las sonrisas caídas. Sigue el infinito y estéril debate en el Facebook sobre por qué Markarián puso a uno y no a otro jugador ante Uruguay; por qué uso tal sistema; por qué no le pusimos más huevos.

Perdimos por la suma de detalles casi imperceptibles, que muy poco tienen que ver con lo hecho por Markarián. Desde que el fútbol es profesional (es decir, desde que Perú dejó de ir a los mundiales), han sido los mismos detalles por los que pasamos roche en los torneos donde participamos. Son necesarias algunas preguntas para entender el dramón del fútbol peruano.

¿Cómo tener buenos futbolistas cuando solo un puñado de clubes invierte en menores (y para colmo mal)?

¿Cómo lograr el desarrollo de nuestros jóvenes talentos si el torneo peruano es un mamarracho?

¿Cómo vamos a hablar de proyectos a largo plazo si solo hemos clasificado a 2 mundiales  Sub 17 (a uno como anfitriones) de 14 organizados y a ningún mundial Sub 20 de los 18 organizados?

¿Cómo tener jugadores en los clubes más competitivos del mundo si en un año no logramos vender ni a tres muchachos a ligas extranjeras?

¿Cómo tener jugadores que sepan aprovechar las oportunidades que les ofrece el fútbol, cuando el Perú está en los últimos lugares en la escala de desarrollo educativo del mundo? (Ver páginas 414 y 420 del último Informe del Foro Económico Mundial)

¿Cómo aspirar a tener jugadores bien preparados físicamente, si la desnutrición crónica afecta a una quinta parte de los niños del Perú?

¿Cómo lograr que los colegios sean semilleros de futbolistas (y de deportistas) cuando tenemos un déficit de profesores de educación física?

¿Cómo esperar ley y orden en el fútbol peruano si la informalidad es moneda corriente en nuestra sociedad?

Si, oh milagro, logramos clasificar a Brasil 2014 prepárese, grabe todos los partidos, compre todos los diarios, vea todas las repeticiones, coleccione todas las figuritas y guarde provisiones.  Si seguimos así, el próximo Mundial al que iremos será al del 3014.

La frase “Perú campeón” suena, en estos tiempos, más vacía que nunca.

Anuncios