El puñete y la patada como sello de calidad

por lamanoamiga

Markarián es muy santo, muy bueno, muy religioso, muy disciplinado, muy riguroso, todas virtudes que el entendimiento nacional ve como accesorias e inútiles para alcanzar el gran objetivo: el triunfo moral.

Se suponen más trascendentes virtudes tales como la viveza, la garra, el coraje y la actitud. ¿De qué le vale a Uruguay los goles del ‘Pistolero’ Suárez , cuando nosotros imponemos el coraje de ‘Piriquito‘ Chiroque?

Ante la incapacidad de ganar partidos, lograr títulos y clasificaciones; se impone la necesidad de alcanzar triunfos más elevados, que no suman trofeos a nuestras vitrinas, pero que alimentan el espíritu al igual que los talk shows y las telenovelas.

Ante el taco y la pared del rival, impongamos el ‘pollo en la cara‘ y la ‘paralítica por atrás’, selló indistinguible del carácter nacional. Por cada punto que el rival gane en la tabla posiciones, que también se lo lleve de sutura en la canilla. Que nuestra dignidad deje marca.

Anuncios