Nos envidian porque mucho ganamos

por lamanoamiga

Aburre ser tan ganador como Perú. El éxito cansa y se entiende cierto relajo en la etiqueta social de nuestros campeones. Yo entiendo a los jugadores, yo comprendo cuando responden a la crítica con diatribas y al saludo amigo del hincha con impenetrables lunas polarizadas. Los entiendo y los defiendo ante el codicioso hincha bicolor, que reclama ganar otro Mundial como si todos los títulos obtenidos no fueran ya suficientes.

Basta de divisionismos, enarbolemos juntos la bandera de los triunfos futuros, inspirados por los títulos olímpicos obtenidos y las Copas Libertadores ganadas. En Brasil 2014 debemos trabajar juntos por el bicampeonato. El “¡Sí Se Puede!” no es floro.

Anuncios