¿Perú al Mundial?

Diario de fútbol a medio camino entre la reflexión académica y la mermelada de membrillo.

Mes: mayo, 2012

La estafa de la convocatoria peruana

Mientras acá el ‘Mago’ convoca a la chalaca Jaqueline Condori y a todos los pánfilos posibles, Casillas y Llorente convocan a todo Madrid, Barcelona y a la suerte. Claro, si la suerte está del lado de los que ganan. Dios también tiene a sus favoritos y hace tiempo no estamos en esa lista.

Anuncios

Campeones mundiales morales

Mi tío Guillermo La Rosa ha dicho que “llegó la hora de que Perú vaya al Mundial“. Imposible no estar de acuerdo con el maestro. Al Mundial van los equipos que durante cuatro años han trabajado mejor que el resto para lograr ese objetivo. Y Perú, ¡uf!, si de méritos se trata deberíamos dar la vuelta olímpica de una vez.

Tenemos el torneo más organizado del mundo (la liga ingles da risa ante la fabulosidad del Descentralizado); hemos invertido millones en la formación de menores (el éxito de Raimond Manco en el Barcelona lo dice todo); tenemos dirigentes que son el ejemplo (Julio Pacheco y Guillermo Alarcón han ganado el Premio Burga a la buena gestión deportiva); pero por sobre todas las cosas, hemos logrado instaurar un código de ética que todos respetan (los jugadores peruanos llevan 237 días sobrios y siguen batiendo récords).

Yo me pregunto, ¿cómo es posible que hayan pasado 30 años sin ir al Mundial? Y yo me respondo: injusticia, purita injusticia. A Brasil 2014 vamos de todas maneras y no de turista, porque si se trata de merecimiento, la Copa Mundial parece hecha a nuestra medida.

Nuevo parte médico (bizarro) de la selección peruana

Este blog ha tenido acceso al parte médico ultra secreto de Perú. Tras nuevas pruebas practicadas por el Doctor TV y el doctor Chapatín, tres bajas han quedado confirmadas para el partido ante el enemigo colombiano.

El sheriff John McNorman ha sufrido un problema intestinal producto de la ingesta excesiva de picarones. Diagnóstico: dos semanas tres cuartos fuera de la cancha.

El peluquero Amador Vargas sufrió un corte severo en la mano derecha, luego de practicarle a Paolo Guerrero un corte estilo Neymar. Lo peligroso del procedimiento llevó a correr riesgos innecesarios. Diagnóstico: tres semanas sin tocar pelota, cuatro sin tocar tijeras.

El tipo que hace el baile del robot en el comercial de Cristal sufrió una sobrecarga en el fundillo, lo que devino en desgarro de la zona temporal de músculo posterior de la parte interior del dedo meñique del pie izquierdo. Un mes sin jugar fútbol, dos sin bailar.

Por suerte, se confirmó la completa recuperación de Delfor Palacios, quién remplazará a Claudio Pizarro en la catálogo publicitario de una conocida tienda por departamentos.

Seguiremos informando.

Nuestros futbolistas juegan en el extranjero, pero sus músculos son ‘bambas’

Claudio Pizarro tiene yaya, Jefferson Farfán cojea y Juan Manuel Vargas está al borde de las muletas. Normal nomás, no digo nada. Pero yo me pregunto, con todo respeto y cariño, ¿por qué carajo no se lesionan nuestros suplentes? ¿Por qué Cuevita, Guevara y Carlos Zegarra no se rompen ni una uña? ¿Por qué el doctor no se tropieza al caminar?

¿Qué le ponen al pan con jamonada en Europa que tanto le afecta a nuestros ‘extranjeros’? Radamel Falcao García también está roto, lo que hace suponer costumbres similares entre las estrellas connacionales y el cafetero. ¿Acaso todos coincidieron en el mismo chifa y compartieron tenedor? Muchas preguntas se desprenden de la coincidencia.

Sin embargo, la acumulación de tragedias supone una oportunidad para que la chamanería norteña demuestre sus avances en el campo de la medicina deportiva. Cuentan que escupir pisco macerado, el roce del cuy pardo y la aplicación del ungüento de sábila, en la zona afectada, puede resultar terapéutico. Eso dice mi mamá, pero no sé si creerle. Yo sigo teniendo una pierna más larga que la otra.

Campeones paraolímpicos, y su ejemplo, abundan en el Perú. La autosuperación es algo que deberíamos tener aprendido. Veremos el domingo si la selección se sabe de memoria la lección que la vida se cansa de enseñar, a veces, ya hasta por gusto.

¡No toquen al Bombardero de los Alpes!

El éxito genera odios bien feos. Estaba yo montando patineta frente a La Videna, como quien no quiere la cosa, y de pronto lo inimaginable. Abiertas las puertas de Mordor, vi salir de su interior una comitiva de carros mismo presidente Humala. ¿Humala? ¡Mismo Obama! Pero ni cholo ni zambo, se trataba de Claudio Pizarro, chalequeado como emperador de país bananero.

¿A qué le teme? ¿Quién lo amenaza? Este humilde (pero valiente) blog hace un llamado patriótico al gremio de secuestradores del Perú. No solo exijo que cesen las llamadas intimidatorias, solicito que “El Bombardero de los Alpes” tenga inmunidad para caminar por Mendosita calato, y con cadenas de oro si quiere, sin que los parroquianos le toquen un pelo.

No es que vayamos a ir al Mundial con sus goles. No puede asegurar ni que los vaya a meter (el pobre se estropea feo con la camiseta de la selección encima), pero tampoco vengan a joder lo poquito que tenemos. Hagamos campaña para que Claudio pueda tomar su taxi en Aviación con Canadá, sin temor a que le peñisquen el poto. Al Mundial vamos todos o no va nadie. Eso sí, si la prensa le saca la mierda a los de la selección por malos, ahí no me quejo.

Nos envidian porque mucho ganamos

Aburre ser tan ganador como Perú. El éxito cansa y se entiende cierto relajo en la etiqueta social de nuestros campeones. Yo entiendo a los jugadores, yo comprendo cuando responden a la crítica con diatribas y al saludo amigo del hincha con impenetrables lunas polarizadas. Los entiendo y los defiendo ante el codicioso hincha bicolor, que reclama ganar otro Mundial como si todos los títulos obtenidos no fueran ya suficientes.

Basta de divisionismos, enarbolemos juntos la bandera de los triunfos futuros, inspirados por los títulos olímpicos obtenidos y las Copas Libertadores ganadas. En Brasil 2014 debemos trabajar juntos por el bicampeonato. El “¡Sí Se Puede!” no es floro.

FULBOLISTAS ILUSTRES: Kukín Flores, la amenaza fantasma

Dice la sabiduría popular que Carlos Antonio Flores Murillo es, por lejos, “el mejor 10 que casi tuvo el Perú en su historia”. Lo que hizo de su carrera nada importa, sino aquello que uno imagina que pudo lograr (si hubiera querido). Sus dudosos atributos son terreno fértil para que la imaginación suponga en ellos el mismo potencial que Maradona, aunque la única similitud entre ambos esté en sus vicios.

La carrera de este Zidane chalaco, triste es este bolero, terminó en un centro de rehabilitación y un escándalo paranormal, cuando la policía lo encontró corriendo en ropa interior por las calles de Iquitos, jurando que huía de un alma en pena. Es de suponer que, al pobre Kukín, el único que le persigue es el fantasma de sus fracasos pasados.

Tiempo sin tomar, tiempo perdido

Veo con preocupación un creciente aumento de la lectoría de este blog desde su reciente creación. ¿Es que acaso nadie tiene nada más interesante que hace que leer a este pánfilo (su humilde servidor) divagar sobre la lúgubre performance del fútbol peruano.

Les recuerdo que antes del fin del mundo (¿qué día cae?), la bicolor se dará maña para hacernos sufrir unas cuantas veces más (como para no perder la costumbre). El partido ante Colombia es inminente, por eso recomiendo mucho alcohol en la sangre si no quieren que la derrota los agarre con cara de “vamos que aún podemos”. Claro, si la victoria bicolor acaece, asegúrense que el chino de la esquina les siga fiando chelas, que la fiesta la seguimos en la casa de mi mamá (yo pongo el pan con jamonada).

Igual se agradece la atención prestada. Ahora por favor vayan a leer un libro, a escuchar las anécdotas de la abuela o denle de comer al gato, pero hagan algo más productivo que leerme. Al menos esta noche, que mañana los espero.

(Fue un comunicado de su amigo La Mano Amiga, autor de este cochino blog).

Los arqueros peruanos deberían ser ateos

Según una reciente investigación de la Universidad Superior Autónoma de Ferreñafe, la madera con la que fueron construidos los arcos originales del Estadio Nacional provino de la mismísima cruz en la que Jesucristo fue crucificado, arrojando así luces sobre el calvario de nuestros arqueros cuando fingimos ser locales. Es sintomático que todo delantero rival parezca un erudito en el sofisticado arte del gol cada vez que remate a nuestro arco, sin importar el padecimiento de minusvalía, astigmatismo o pie plano.

La definición que proporciona la RAE indica que se llama arquero “al jugador que defiende la portería”, lo que explica la persistencia de los narradores de fútbol  en buscar términos que guarden mayor relación con la realidad del gremio local. Se ha ahondado mucho en este campo, alcanzando nomenclaturas alternativas, y más precisas, tales como  “golero”, “guardavalla”, “guardameta”, “guardapiola” y “puerta abierta”.

Dicen que Perú es tierra de arqueros. Seguro, también de pilotos de Fórmula 1 y de políticos honestos.

Chiroque es mejor que Falcao hasta que me demuestren lo contrario

Hay que tener fe, muchachos. Hay que creer que Perú irá al Mundial, que Lolo Fernández resucitará, que el Loco Vargas se volverá abstemio y que el mundo llegará al 2013 intacto. ¿Solo porque Colombia tiene mejores jugadores, mejor técnico, más banca, equipos que invierten en menores, una liga más competitiva y una generación más brillante que la nuestra tenemos que tirar la toalla? Mariconadas.

En el fútbol no hay lógica, lo ha demostrado la historia. Por eso Haití ha sido campeón mundial 7 veces, Sport Ancash gana todas las Libertadores y Claudio Pizarro levita alrededor del estadio antes de bajar a tierra para anotar un gol que incluye palomina y chalaca previa (y que se joda el Issac Newton y el Hawking ese). Lo que es yo, ya tengo bien puesto mi calzoncillo blanquirojo, porque sí creo que al Mundial vamos de todas manera. ¿Ah? No pues, no les voy a decir a cuál tampoco. No sean conchudos.

A %d blogueros les gusta esto: